Loading...

Para los mil pacientes brasileños que usan ungüentos hechos de la colagenasa de Ingrediente farmacéutico activo (IFA) diariamente, uno difícilmente puede imaginar la compleja ciencia detrás de algo aparentemente tan simple.

El ungüento producido del IFA colagenasa proporciona una terapia sin dolor para quemaduras, úlceras por decúbito y úlceras. Este medicamento se produce a partir de una enzima secretada por una bacteria anaeróbica (es decir, que sobrevive en un ambiente libre de oxígeno) conocida como Clostridium histolyticum, que se puede encontrar en ciertos tipos de muestras de suelo.


Independencia de las importaciones


Si bien ese ungüento es ampliamente utilizado por hospitales y pacientes en todo el país, no fue hasta hace poco que Brasil tuvo que importar el Ingrediente farmacéutico activo biológico (IFA) colagenasa de las pocas empresas farmacéuticas en el extranjero que lo fabricaban.

Además de hacer que Brasil dependa de un medicamento tan esencial, los costos de su importación fueron mucho más altos, lo que redujo el acceso de los pacientes a él. La novedad fue presentada globalmente por Cristália durante la Convención Internacional de 2016, una importante feria y conferencia global en el campo de la Biotecnología, que tuvo lugar en San Francisco (EE. UU.).



Certificación otorgada


El 30 de octubre de 2014, Laboratório Cristália obtuvo la Certificación en buenas prácticas de fabricación (CBPF) de Ingredientes biológicos farmacéuticos activos aplicados a la planta de Biotecnología - anaeróbicos, ubicada en el Parque industrial de Itapira (SP).
En esta planta, se fabrica el IFA colagenasa, que ha sido verticalmente desarrollado por la empresa con ciencia 100% brasileña.


Sin ingredientes de origen animal


Con fuertes inversiones en investigación y desarrollo, los científicos de Cristália no solo lograron producir el IFA, sino también desarrollar un ingrediente aún más seguro.

A partir de muestras recolectadas en una propiedad rural ubicada en Espírito Santo do Pinhal, una ciudad en el interior del estado de São Paulo, se desarrolló una colagenasa sin ingredientes de origen animal, que, a diferencia del IFA normal, utiliza solo extractos vegetales en su proceso de fabricación.

Las investigaciones realizadas por Cristália que condujeron a tal revolución en biotecnología han sido revisadas y aprobadas por el CGEN (Consejo de gestión del patrimonio genético) para su uso comercial, de acuerdo con las leyes locales de acceso a la biodiversidad.